• Negrete #1401, San Fernando, Chile.
NO ES UN HASTA SIEMPRE.- Mirta Margarita Rojas Bustamante
28810 vistas

NO ES UN HASTA SIEMPRE.- Mirta Margarita Rojas Bustamante

Mirta Margarita Rojas Bustamante, recordada por muchos como la querida “Sra. Maggi”, es una enfermera de nuestro Hospital San Fernando que pronto se acogerá a retiro voluntario. Hace algunas semanas, nos abrió las puertas de su servicio, “Pediatría”, para conversar sobre su labor como funcionaria, sus primeros años en el añoso edificio, algunas anécdotas y vivencias que tuvo, etc.… 

Esta entrevista, es parte del reconocimiento que el Hospital le quiere hacer a sus funcionarios que pronto dejarán sus labores cotidianas para iniciar su merecido descanso. A través de este espacio denominado “NO ES UN HASTA SIEMPRE”, conocerán su historia que ha estado marcada en una permanente vocación de servicio público… 

Sra. “Maggi”, primero que todo díganos, ¿por qué le dicen señora Maggi? 
Por Margarita, mi segundo nombre… 

¿Hace cuánto que trabaja en el Hospital de San Fernando?
41 años

¿Eso significa que ingresó en el año…?
1976

¿Usted estudió la carrera de enfermería en la…? 
Universidad de Chile, sede Talca.

Y después de egresar, ¿inmediatamente comenzó a trabajar en este Hospital?
No, primero hice un reemplazo en el Hospital Roberto del Río en Santiago. Luego postulé en el Ministerio de Salud porque supe que había cargos de enfermera en San Fernando; como soy oriunda de Peumo, me era más cercano, por lo mismo postulé y quedé… 

Era un hospital distinto en ese entonces, ¿qué recuerdos tiene de ese establecimiento?
Ufff, del edificio al cual llegué a trabajar ya no queda casi nada, solo algunas instalaciones que hoy son oficinas de los gremios, de bodegas, etc. además de la parte de la iglesia y el patio Claustro que era utilizado por las monjas.

¿Y a qué servicio llegó?
Al de Medicina, como enfermera de día ya que no existía la enfermera de turno. Éramos cinco en todo el hospital; en el servicio estaba solo yo, acompañado por una monjita.

De sus primeros años, ¿qué se le viene a la memoria?
Haber, era un hospital muy viejo y a mí me daba susto, sentía que era tétrico a pesar que yo estudié en Talca e hice práctica en un hospital viejo pero no tanto como éste (ríe). Pero igual hacia mi labor, con las enfermeras y el equipo de auxiliares de enfermería que hoy se conocen como los tens. Recuerdo que por una licencia pasé a ser la jefa coordinadora que hoy era como el cargo de subdirectora de enfermería. Incluso desde 1979 teníamos a cargo los cursos de formación de paramédicos, que duró hasta 1989….

¿Y cuándo llega al servicio de Pediatría?
En todas esas vueltas que da la vida, dejé de ser enfermera coordinadora y decidí quedarme en Pediatría en el año 1997 como supervisora. Con el tiempo, me di cuenta que había realizado muchas labores en el hospital y de forma simultánea, tanto como enfermera coordinadora y con turnos en la parte asistencial recorriendo todos los servicios, por eso tomé la decisión de ser enfermera de cuarto turno que es lo que estoy haciendo hoy, primero en Pediatría-Cirugía y ahora solo en Pediatría.

Sabemos que este servicio tiene algo especial para usted, pero quiero preguntarle: si le digo la palabra “PEDIATRÍA”, ¿qué se le viene a la mente? 
Es mi vocación. Mis inicios fueron en un hospital pediátrico (Roberto del Río), siempre me ha gustado esta área de la salud, sin dejar de lado los otros servicios que estuve. Me siento privilegiada… 

¿Cree usted que dejó un legado en estas nuevas generaciones de funcionarios? 
Yo pienso que si, aunque son ellos los que tienen que decirlo, pero pienso que si porque he dejado gran parte de mi vida en este servicio y en el hospital en general; por lo mismo, siento el cariño de mucha gente de servicios como Medicina, Cirugía, Urgencia, Pensionado…

¿Y no solo de las enfermeras?
Así es, tengo el cariño de las matronas con quien disfruto de una muy buena relación a pesar que dicen que existe un “choque de ideas”, pero acá en este hospital no sucede eso; quizás en la universidad, sí, pero acá en el hospital no… además me jacto como una de las fundadoras de la FENPRUSS BASE en la década de los 80’.

(Realiza silencio para recordar) Desde que empezó la FENPRUSS, yo asumí como tesorera, luego fui secretaria, luego tesorera, jajaja parecía vitalicia (ríe)…

¿Cómo, fue parte de los inicios del gremio? 
Así es. En un principio se llamó APROSA, después pasamos a ser FENPRUS Nacional, éramos pocos en un inicio. Me eligieron y en un primer cargo asumí como tesorera, y fue importante porque esto sentó las bases de lo que hoy en día es la FENPRUSS en el hospital.

Pasando a otro ámbito, ¿Tiene algún recuerdo o anécdota de aquellas épocas pasadas?
(Ríe)… Sii, son muchas; por ejemplo teníamos una sala grande de Medicina en la cual tenía a cargo Medicina Hombres y Mujeres; la cuestión es que no tenía tina para bañar a los pacientes salvo la que existía en Cirugía, por donde hoy está el patio de las bodegas, entonces había que llevar a los enfermeros para allá… Como formación mía, todos los días debíamos bañarlos y ellos me decían “señorita enfermera, yo no debo bañarme, no es necesario”, pero los llevaba igual (ríe nuevamente); la cosa es que de vuelta venían con tos, con estornudos (ríe con más ganas), pero era parte de su mente porque en realidad no tenían nada, lo hacían para evitar el baño.

Otra de las anécdotas que recuerdo es cuando aspirábamos a los pacientes, otras personas o familiares de otros pacientes nos decían “claro, se llevan puro poniéndole corriente a los enfermos” (ríe)…  


UN MENSAJE
Me imagino que en estos más de cuarenta años, existen emociones encontradas… ¿qué le diría a todas esas personas que trabajan con usted, no tan solo a las enfermeras, sino a todo el Hospital?
“Haber...  que realmente amen la pega, estudiamos para esto. Lo importante es luchar por nuestro trabajo, que sea en equipo, que sigamos siendo un buen grupo. En general el hospital era muy unido, pero con el tiempo se va desuniendo por los nuevos avances, por el poco tiempo para socializar entre funcionarios, el hospital en sí se complejizó… antes no teníamos internet, contábamos con radio para comunicarnos a los otros establecimientos. Hay que agradecer las cosas buenas que tenemos hoy, y acordarnos de ser siempre cariñosos entre nosotros para luego serlo con los pacientes”.

En la imagen, la "Sra. Maggi" junto a la Directora, la Subdirectora de Enfermería, y queridas enfermeras que trabajaron junto a ella.-


Te cuidamos!

Hospital San Fernando, trabajamos para cuidar tu salud y de la comunidad.

Servicios y prestaciones

Otras Noticias, Quizas te interese...

Noticias internas: Enterate de algunas noticias del ambito local de nuestro hospital.