• Negrete #1401, San Fernando, Chile.
TU SALUD Y MÁS.- ¿Qué es la Suicidalidad?
1082 vistas

TU SALUD Y MÁS.- ¿Qué es la Suicidalidad?

Para hablar de suicidio, debemos comprender el concepto de “suicidalidad”. Alejandro Gómez, psicólogo jefe de la Unidad de Psiquiatría y Salud Mental del Hospital San Fernando, sostiene que “una manera útil de abordar y de hablar de suicidio es referirnos al concepto de Suicidalidad, que se refiere gama de fenómenos descritos a continuación:

  1. La Ideación Suicida Leve: Se refiere a ideas y deseos de morir poco elaboradas, sin un plan elaborado. Son lo que podríamos llamar ganas de desaparecer, irse lejos, ganas de no estar, pensar en la muerte sin pasar a detallar una forma de morir.
  2. La Ideación Suicida Moderada: A lo anterior se suma un esbozo de plan no muy elaborado y de un método para concretar el suicidio. Aumentan la frecuencia e intensidad de las ideas. La persona puede comenzar a buscar formas e información acerca de cómo consumar el suicidio sin todavía haber una decisión totalmente clara respecto de cometerlo.
  3. La Ideación Suicida Activa o Grave: Se refiere a la ya establecida decisión de morir, existiendo además un plan y método definido. Pudo ya haber habido intentos concretos en esta etapa. Puede haber conductas relacionadas con despedirse, hacerse de elementos para concretar el suicidio, hacer cartas de despedida, cerrar temas pendientes sin motivación aparente, etc. 
  4. Intento suicida: Llamado también suicidio frustrado o no exitoso. Es aquel realizado por una persona que habiendo decidido terminar con su vida o actuando en un súbito impulso, escoge el método más efectivo disponible, estando seguro de que nadie intervendrá y fracasa en su intento por razones ajenas a la voluntad de quien realiza el intento.  
  5. Parasuicidio o Gesto Suicida: Acción autolesiva no letal, que tiene un valor comunicacional importante. Puede entenderse como un pedido de ayuda o una manipulación sin intenciones serias de quitarse la vida. De todos modos, debe considerarse como una conducta de riesgo importante de evaluar.
  6. Suicidio: Es el resultado de la conducta autolesiva que provoca la muerte de la persona”.

Es importante considerar que a la base de todos los casos descritos existe en mayor o menor grado un dolor emocional que es el que la persona busca evitar o terminar mediante el suicidio, “dolor que en la medida que se hace más intolerable para la persona, sienta un factor de riesgo (junto a otros factores) para el desarrollo de un determinado nivel de suicidalidad. En este sentido podemos decir que muchas veces el objetivo del suicidio no es terminar con la vida en sí misma, sino con el dolor que se experimenta al vivir”, agrega Alejandro Gómez.

SOBRE LA PREVENCIÓN DEL SUICIDIO

Un aspecto central en la prevención del suicidio es comprender que se puede evitar, esto, en la medida que existan; ojalá una disposición a pedir ayuda y/o en la contraparte información básica adecuada y una actitud de acogida y comprensión de quien está sufriendo. Comprender no significa estar de acuerdo con la idea de morir o con realizar un intento, sino empatizar con el sufrimiento de quien piensa en morir y desde ahí ofrecer acompañamiento.

¿Cuándo buscar/ofrecer ayuda?
La mayoría de las personas que se suicidan exhiben una o más señales de advertencia, ya sea a través de lo que dicen o lo que hacen [1]. 

  • Deseo de morir, herirse o matarse, o amenaza con hacerlo. 
  • Sentimientos de desesperanza o de no tener razones para vivir. 
  • Sentirse atrapado, bloqueado o sufrir un dolor que no puede soportar. 
  • Sentirse una carga para otros (amigos, familia, etc.) o el responsable de todo lo malo que sucede. 
  • Mayor uso de alcohol o drogas. 
  • Buscar información sobre formas de terminar con su vida, por ej. en internet. 
  • Se aisla, deja de participar. 
  • Alejamiento de familiares y amigos. 
  • Duerme demasiado o muy poco. 
  • Visita o llama a sus cercanos para despedirse. 
  • Regala posesiones preciadas. 
  • Muestra agresividad. 
  • Está desganado, fatigado. 
  • Desesperanza. 
  • Bajo ánimo y energía. 
  • Pérdida de interés. 
  • Irritabilidad. 
  • Humillación / vergüenza. 
  • Agitación / ira. 

¿Cómo ayudar cuando hay señales o sospechas de riesgo suicida?
Pero también hay personas que pueden ocultar sus sentimientos. Entonces, ¿cómo puedes saber si alguien está pensando en el suicidio? En estos casos lo que más puede ayudar a esa persona es preguntándole prudente y directamente si está pensando en el suicidio y acompañarla en la búsqueda de ayuda si la respuesta es afirmativa. 

Cosas importantes de hacer en estos casos:

  • Comunicarte con familiares y amigos apoyadores, es decir personas que tengan una respuesta acogedora y de apoyo, que no critiquen ni minimicen la situación con respuestas del tipo “no te preocupes, ya pasará”, sino “estaremos contigo y te ayudaremos a salir adelante, por difícil que sea”.
  • Dejar fuera del alcance de la persona elementos que puedan servir de medio para suicidarse, como fármacos, armas, tóxicos, etc.
  • Evita que la persona quede sola, asegurar compañía y contacto de familiares y/o amistades.
  • Acompaña a la persona a su centro de atención primaria o de salud de referencia para solicitar una hora de atención, señalando claramente el motivo de consulta
  • Llama al fono Salud Responde 600 360 7777 para obtener orientación. Cuentan con psicólogos para apoyar en situaciones de crisis. 
  • En caso de riesgo vital acompáñale al servicio de urgencias más cercano o llama al Servicio de Atención Médica de Urgencia (SAMU) 131.

“A modo de reflexión final es importante reiterar que el suicidio se puede prevenir, para ello es necesario hablar acerca de él y educarnos en cómo ser un mejor apoyo para las personas que viven la suicidalidad en carne propia. Generar una red de apoyo es fundamental para generar resultados favorables y a le vez entender que nadie debe estar solo, ni cuando piensa en suicidarse ni cuando piensa en ayudar a prevenir un suicidio”, manifestó el psicólogo jefe de Salud Mental del Hospital San Fernando.

Es importante mencionar que nuestra región y nuestra microárea, han destacado a nivel nacional en la implementación del Programa Nacional de Prevención del Suicidio, pudiendo entregar de esta manera una respuesta oportuna y las personas que presentan algún grado de riesgo suicida.

Para saber más que hacer para pedir ayuda o para ayudar, visita los siguientes links de interés:

Cita: 
[1] Guía Practica en Salud Mental y Prevención del Suicidio. Minsal, 2019.
 

 

MITOS sobre el suicidio

Es importante mencionar que existen mitos sobre el suicidio, creados por la cultura popular, basados en criterios erróneos y que no aportan en absoluto a la hora de comprender el fenómeno ni de saber que hacer para prevenirlo. Te invitamos a reconocerlos y a cuestionarlos a fin de ir erradicándolos de nuestra sociedad, ya que muchas veces alejan la posibilidad de ayuda en caso de ser necesario.

  1. No es bueno hablar sobre el suicidio porque puede poner esa idea de manera peligrosa en la mente de las personas: FALSO, hablar del suicidio es la mejor manera de comenzar a superarlo.
  2. Sólo los especialistas pueden ayudar a alguien con riesgo suicida: FALSO, cualquier persona con capacidad de escucha y afecto positivo puede ser clave en el inicio del tratamiento una persona con riesgo suicida, ofreciendo contención y facilitando el acceso a ayuda más especializada de ser necesario. 
  3. Quienes hablan de suicidarse no tienen la real intención de hacerlo: FALSO, las personas muchas veces buscan ayuda cuando sienten que no pueden superar solas el problema.
  4. La mayoría de los suicidios ocurren repentinamente, sin advertencia previa. FALSO, en la mayoría de los casos hay señales previas y solicitudes de ayuda, son pocos los casos en los que se produce sin ello.
  5. Todos los suicidas están decididos a morir: FALSO, como se decía anteriormente hay casos en los que la persona por un lado desea seguir viviendo, pero por otro su imposibilidad de soportar el dolor emocional le hace pensar o intentar el suicidio.
  6. Quien haya sido suicida, nunca dejará de serlo: FALSO, la detección oportuna, un apoyo familiar y social adecuado, más un apoyo profesional pueden ayudar a las personas a superar el riesgo suicida. 
  7. Solo las personas con problemas de salud mental son suicidas: FALSO. Existen personas que, sin padecer un problema de salud mental, desarrollan riesgo suicida o lo consuman. También las hay que teniendo problemas de salud no lo desarrollan. Sólo algunos problemas de salud mental incrementan el riesgo suicida.

 

 

 

COLUMNA DE OPINIÓN

Hablemos sobre el suicidio

Hablar de la muerte siempre ha sido un tema difícil, en especial en nuestra cultura. La muerte es uno de los temas considerados Tabú, y seguramente lo es por las emociones de dolor que nos provoca la pérdida consumada, inminente o posible de alguna persona cercana y querida. 

Perder a un ser querido no es algo para lo que en general nos preparen. Si bien la religión o algunas creencias alternativas a ella, entregan un sentido a la muerte, casi siempre su ocurrencia está caracterizada por un profundo sentimiento de dolorosa tristeza, lo que marcará el inicio de un proceso de duelo cuya buena resolución dependerá, entre otras cosas, de poder hablar acerca de todo lo que ello implica y también por supuesto, de la muerte. 

A lo anterior podemos agregar un elemento que hace más complejo su abordaje; si ya la muerte es de difícil abordaje, lo es aún más cuando ésta es autoprovocada, es decir cuando resulta de un suicidio. Acá el Tabú se hace aún más intenso, la muerte se torna más incomprensible y más difícil de aceptar, la culpa, el abandono, los temas pendientes, entre otros, muy probablemente despertarán emociones y sentimientos aún más intensos y difíciles de elaborar para los dolientes. 

Si para quienes trabajamos en Salud Mental, uno de nuestros objetivos principales es mitigar terapéuticamente el dolor emocional, cobra entonces sentido el hablar de la muerte y por lo tanto también del suicidio, fenómeno que alcanzando niveles de prevalencia preocupantes a nivel mundial y en nuestro país, nos llama a fortalecer las estrategias para prevenirlo de manera oportuna y eficaz, lo que se logra de manera óptima si la sociedad, desde las personas hasta las instituciones del estado, somos capaces de mirar y hablar sobre el problema de manera directa y proactiva. 

Prevenir el suicidio es posible, partiendo por hablar de él.

Ps. Alejandro Gómez Mora
Jefe Unidad de Psiquiatría y Salud Mental
Hospital San Fernando

 

 TU SALUD Y MÁS , Páginas Centrales Diario Sexta Región, edición jueves 30 de septiembre, AQUÍ

 


Te cuidamos!

Hospital San Fernando, trabajamos para cuidar tu salud y de la comunidad.

Servicios y prestaciones

Otras Noticias, Quizas te interese...

Noticias internas: Enterate de algunas noticias del ambito local de nuestro hospital.